Publicidad

Los niños que cenan en familia comen más vegetales

Los investigadores hallaron que los niños imitan los hábitos alimentarios saludables de los padres. Es una buena ocasión para mejorar la comunicación de la familia y de ser modelo de hábitos saludables.

En fotos

 
Fotoálbum

Parecen enemigos, pero si eliges bien pueden ser tu mejor aliado

Recomiéndanos

Publicidad

Los niños que cenan regularmente con sus familias son más propensos a cumplir con la ingesta diaria recomendada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) de cinco porciones de 2.8 onzas de frutas y verduras al día, según un estudio británico de la revista Journal of Epidemiology and Community Health.

"Los resultados de este estudio ilustran un mensaje de salud positivo para los padres, que podrían mejorar sus propios hábitos dietarios, y los de sus hijos", escribieron Meaghan Christian, de la Facultad de Ciencias Alimentarias y Nutrición de la Universidad de Leeds en Reino Unido, y colegas. Los investigadores observaron las dietas de más de 2,000 niños de escuela primaria en Londres. Se pidió a sus padres información sobre la frecuencia con que la familia comía junta.

En promedio, los niños del estudio comían unas 10 onzas (3.7 porciones) de frutas y verduras al día, pero los niños que comían a veces o regularmente con su familia consumían más de estos alimentos. En comparación con los niños que nunca comían con sus familias, los que a veces comían con sus familias consumían en promedio 3.4 onzas más de frutas y verduras al día, mientras que los que comían regularmente con sus familias consumían en promedio 4.5 onzas más por día, halló el estudio.

En general, los niños que comían regularmente con sus familias cumplían con las recomendaciones de la OMS de cinco porciones de frutas y verduras al día, mientras que los que solo comían a veces con sus familias o nunca lo hacían se quedaban cortos, según un comunicado de prensa de la revista.

Los hábitos alimentarios de los padres también tenían un impacto. Por ejemplo, los niños cuyos padres comían frutas y verduras a diario comían en promedio unas 3 onzas más que los niños cuyos padres las comían raras veces o nunca.

Los niños cuyos padres siempre les cortaban sus frutas y verduras también comían alrededor de 2 onzas más al día que aquellos cuyos padres no les ayudaban de esta forma. Y por cada tipo de producto consumido en la casa, la ingesta de los niños aumentaba en alrededor de 0.2 onzas al día, hallaron los investigadores.

"El mensaje clave es que las familias coman frutas y verduras juntos a la hora de la comida", concluyó el equipo de investigación.

Comments widget here