Publicidad

Los alimentos procesados

Mucho se ha hablado respecto a los posibles factores de riesgo asociados al consumo de alimentos procesados. Entérate aquí si son buenos o malos.

Recomiéndanos

Publicidad

Son muchas las cosas que se dicen acerca del posible efecto cancerígeno de algunas sustancias que se incorporan al procesamiento de algunos alimentos para evitar que se descompongan dentro del empaque en el tiempo que transcurre entre su fabricación y el consumo o para resaltar de alguna manera su sabor, su aspecto o su consistencia. 

Muchas otras cosas se dicen acerca de su calidad nutricional. Y aunque se ha avanzado mucho en lo que se refiere a la información que ahora traen las etiquetas de los empaques, da la impresión de que la confusión de ideas se mantiene y parece incrementarse con el tiempo. 

¿Es necesario procesar los alimentos?

La posibilidad de procesar industrialmente casi cualquier tipo de alimentos ha contribuido de manera significativa al logro de los niveles de desarrollo que hoy podemos ver, aun en países menos avanzados tecnológica y económicamente. El procesamiento industrial de muchos alimentos ha contribuido de manera notable a hacer posible una mayor y más constante disponibilidad de renglones alimentarios que, antes del desarrollo industrial, sólo estaban al alcance de la población en tiempo de cosecha de cada producto.

Un ejemplo interesante es el tomate, uno de los alimentos que participa comúnmente en muchas de las recetas típicas de la mayoría de los países. Hoy es posible encontrar tomates enteros, picados, molidos, en pasta, en salsa y en muchas otras presentaciones en todo el mundo durante todo el año. Esto a unos costos relativamente estables porque la industria puede comprar la materia prima en los momentos de mayor producción, procesarla y empacarla para satisfacer las necesidades de cada país.

Infórmate antes de comprar tus productos

No obstante, no es recomendable que todas las cosas que comemos a diario salgan de latas o frascos, porque la frescura de los productos vegetales, de las frutas o de los pescados, por mencionar sólo algunos ejemplos, no tiene sustituto, ni desde el punto de vista nutricional, ni desde el punto de vista emocional a la hora de comer. No obstante, el uso de los alimentos procesados en el agitado estilo de vida en todas las ciudades del mundo representa una opción muy válida si no abusamos de ella.

Por ello, es fundamental leer la información nutricional que traen las etiquetas de todos los productos procesados, que representa un excelente aliado a la hora de saber qué es en realidad lo que comemos y así prevenir enfermedades derivadas de los excesos inconvenientes.

Comments widget here