Publicidad

Tener diabetes y fumar aumenta el riesgo a desarrollar daños

Fumar es malo para la salud, eso todos lo sabemos, pero si tienes diabetes, es especialmente dañino. Entérate sobre los perjuicios del tabaco en las personas con diabetes y descubre nuevas formas para abandonar el hábito.

Recomiéndanos

Publicidad

Fumar es malo para la salud, eso todos lo sabemos, pero si tienes diabetes, es especialmente dañino. El cigarro o cigarrillo puede causar cáncer y problemas respiratorios, además de que si tienes diabetes, afecta tu circulación aumentando tu riesgo de infartos, embolias, amputaciones e impotencia. También ejerce un efecto nocivo en la salud de quienes te rodean. Así que, si fumas, es conveniente que utilices todos los medios que estén a tu alcance para abandonar el hábito.

¿Por qué es malo fumar?

Fumar constituye la causa principal de enfermedad y de muerte que se puede evitar. Imagínate lo malo que es, que se considera como el principal factor de riesgo para tener un infarto o una embolia, y ni hablar del enfisema o del cáncer pulmonar.

Además, los cigarros o cigarrillos contienen sustancias que son muy malas para la salud. Entre ellas, se encuentran las siguientes:

  • Los alquitranes (benzopirenos y nitrosaminas): se han relacionado con el desarrollo del cáncer.
  • El monóxido de carbono: disminuye el aporte de oxígeno a tus tejidos y constriñe tus arterias causando enfermedades cardiovasculares.
  • La nicotina: sustancia con un gran poder de adicción similar al de otras drogas como la heroína o la cocaína y que produce dependencia física, psicológica y social.

¿Qué pasa en tu cuerpo cuando fumas?

Cada vez que fumas tu presión arterial se eleva. Esto ocurre porque al entrar en tu cuerpo el monóxido de carbono se constriñen tus arterias, haciendo que tu corazón tenga que bombear más fuerte para llevar la sangre a todo tu cuerpo y, por ende, se eleva tu presión arterial. Si esto ocurre con un solo cigarrillo, ¡imagínate cuando fumas uno tras otro!

Así es cómo el cigarro o cigarrillo afecta a todas las arterias de tu cuerpo, desde los pies a la cabeza. Además, la nicotina, que es un estimulante como la cafeína o la cocaína, hace que tu cuerpo produzca más adrenalina y esto, como es un mecanismo de defensa de tu cuerpo, eleva tu presión de manera que haya más sangre en tus músculos.

Asimismo, fumar disminuye tus niveles de vitamina C en la sangre, irrita tu estómago empeorando cualquier problema como gastritis, úlcera o reflujo y afecta a tu intestino. Este hábito también quita el sueño por ser un estimulante y, en general, acelera el proceso de envejecimiento en todo tu cuerpo.

Si tienes diabetes es peor

Ya mencionamos el daño que ocasiona el fumar a tus arterias, que aunado al daño ocasionado por la glucosa alta en tu sangre, nos da un panorama no muy alentador.

  • Si fumas, puedes desarrollar cáncer en la boca, la garganta, los pulmones y la vejiga.
  • Cuando fumas disminuyes el aporte de oxígeno a tus tejidos, lo que puede ocasionar infartos o embolias.
  • Al fumar aumentas tu colesterol en la sangre y con esto el riesgo de un problema cardiovascular.
  • Fumar daña y constriñe tus vasos sanguíneos, lo que afecta a toda la circulación de tu cuerpo, incluyendo la de tus pies, que tanto debes cuidar para evitar amputaciones.
  • Si fumas y tienes diabetes tienes tres veces más riesgo de morir de una enfermedad cardiovascular que otra persona con diabetes que no fume.
  • Tener diabetes y fumar aumenta el riesgo a desarrollar daños en tus nervios y riñones.
  • Si fumas, aumentas la frecuencia de las infecciones respiratorias.
  • La glucosa de tu sangre puede aumentar si tienes el hábito de fumar y, en este caso, será más difícil controlar la diabetes.

Ahora que ya sabes por qué debes dejar de fumar, vamos a ver cómo lo puedes lograr.

¿Cómo puedes dejar de fumar?

Existen programas diseñados expresamente para ayudarte a dejar de fumar, pero debes tomar en cuenta que es tu médico o tu equipo de salud quien debe recomendarte el mejor programa de acuerdo a tus necesidades.

También debemos advertirte que tengas cuidado de no usar los medicamentos o parches que ayudan a dejar de fumar sin la recomendación de tu médico o equipo de salud, ya que pueden ser peligrosos si no se utilizan en la forma adecuada.

A continuación te proponemos 10 acciones que te ayudarán a dejar de fumar:

  1. Busca una verdadera motivación para dejar el cigarrillo. Tu salud, tu familia y hasta el dinero que gastas, son algunas razones que pueden motivarte.
  2. Fija una fecha para dejar de fumar y apégate a ella. Planea todo tu programa de una vez.
  3. Destruye todos los cigarros o cigarrillos que tengas en casa y lava la ropa que huela a tabaco.
  4. Aléjate de los lugares donde la gente fuma y de tus amigos que fumen mientras logras dejarlo por completo.
  5. Aparta el dinero que te hubieras gastado en cigarros o cigarrillos durante un mes y compra algo que verdaderamente necesites o un regalo para la persona que amas.
  6. Trata de ocuparte en actividades saludables en los momentos en que normalmente fumarías un cigarro.
  7. Cuando te sientas nervioso o bajo tensión respira profundo y bebe agua o simplemente piensa en otra cosa que no sea el cigarro.
  8. Practica ejercicio todos los días.
  9. Reduce la cantidad de bebidas con alcohol y toma menos café.
  10. No esperes que se produzca un milagro, tú tienes que hacerlo.

Por último, toma en cuenta que para mantenerte sin fumar toda tu vida es necesario que adquieras ante el hábito una actitud firme de oposición a él. Acércate a tu médico o tu equipo de salud para que te recomiende el mejor programa. Tú sabes que sí se puede dejar de fumar, sólo es cuestión de que te decidas a hacerlo.

* Dietista del Equipo de MiDieta™


Otros artículos sobre temas relacionados:

Comments widget here

Publicidad

Publicidad

En Twitter

Mi Dieta

Sigue a

    Multimedia

    Foto ensayos

    Alimentos que ayudan a mejorar la digestión

    ¡Dile adiós a esas horribles molestias!

     

    Lionel Messi no para de crecer

    El astro del Barcelona recibió el Botín de Oro por tercera vez.