Publicidad

El síndrome del colon irritable no es psicológico

Hasta ahora se creía que las personas padecían este síndrome por cuestiones emocionales. Sin embargo, según un experto de la Clínica Mayo, este "conjunto de síntomas" -ya que no se lo considera una enfermedad- son la consecuencia de varios factores que incluyen también cuestiones genéticas y ciertos factores que afectan las funciones gastrointestinales

Toma nota

  • El síndrome de colon irritable afecta al 20% de las personas
  • Los sintomas más comunes son cólicos, dolor abdominal, flatulencia, diarrea y estreñimiento
  • Es más frecuente en mujeres que en hombres

En fotos

 
Fotoálbum

Los factores que influyen y cómo evitarlos

Recomiéndanos

Publicidad

El síndrome del colon irritable no está “sólo en la mente”, según se ha pensado. Después de revisar la literatura existente, el Dr. Michael Camilleri, uno de los gastroenterólogos de Mayo Clinic y autor de un artículo publicado en la New England Journal of Medicine, describe un nueva forma de entender esta afección, también conocida por las siglas de SCI. El médico despide la idea de que los síntomas obedezcan a una sola causa y comenta que, en realidad, son indicativos de varios procesos de alteración motora y sensorial. 

Según el experto, este síndrome es común y afecta a 10 o 20 por ciento de la población de los países desarrollados.  Sin embargo, no se lo considera una enfermedad, sino un conjunto de síntomas que se presentan al unísono. Los síntomas más comunes son los cólicos, el dolor abdominal, la distensión abdominal, la flatulencia, la diarrea y el estreñimiento.

“El objetivo es entender mejor los mecanismos detrás del síndrome, a fin de así adoptar tratamientos personalizados y específicos para los pacientes que padecen el síndrome de colon irritable”, acota el Dr. Camilleri. 

No se sabe claramente por qué se desarrolla el síndrome del colon irritable. A pesar de que en la situación participen factores psicológicos y una predisposición genética, el Dr. Camilleri también señala varios irritantes subyacentes que perturban la función gastrointestinal y contribuyen a los síntomas del síndrome del colon irritable, tales como la digestión de ciertos alimentos, una gastroenteritis anterior, la flora intestinal del paciente y la llegada al colon de los ácidos biliares y de los ácidos grasos que participan en la digestión de los alimentos. 

“Si se logra identificar los irritantes en cada paciente, entonces se puede prevenir o revertir los síntomas”, añade el Dr. Camilleri. 

Normalmente se diagnostica después de que un paciente presenta recurrentemente dolor abdominal o molestias por lo menos tres días al mes durante tres meses seguidos, además de cambios en la frecuencia de los movimientos intestinales o en la apariencia de las heces. 

¿A quiénes afecta?

El síndrome del colon irritable puede presentarse a cualquier edad, pero generalmente empieza en la adolescencia o primeros años de la edad adulta y es el doble de común entre las mujeres que los hombres. Los estudios han demostrado que las personas con algún pariente de primer grado con síndrome del colon irritable corren más riesgo de padecerlo. 

Puede ser una afección duradera y algunas personas se ven incapacitadas por los síntomas que reducen su capacidad de trabajar, viajar o asistir a eventos sociales. El tratamiento generalmente ayuda y entre los tratamientos comunes están los suplementos de fibra, los antidiarreicos, los anticolinérgicos, los antidepresivos, los antibióticos, eliminar los alimentos que producen mucho gas y recibir asesoramiento médico. 

Comments widget here