Publicidad

Ejercicios para niños obesos. ¡Esto sí, esto no!

Ideas para  incorporar hábitos saludables en la vida de los niños.

Recomiéndanos

Publicidad

Hay niños que sólo hacen dos ejercicios por día: manejar el control remoto de la TV o el videojuego, e ir a la cocina a buscar algún snack cada vez que tienen hambre. Algunos padres se consuelan pensando que “todos los niños son iguales”. Pero esto no es cierto. Con más razón, si se trata de niños obesos. “Estar físicamente activo cada día es crucial, especialmente para los niños que luchan con problemas de peso”, explicó David Kahan, profesor de educación física e investigador de la Universidad estatal de San Diego. “Los jóvenes con sobrepeso y obesidad llevan una carga social, psicológica y emocional que suele conducir a la ira, la desesperación y, finalmente, a una vida sedentaria. Por eso es tan importante ayudar a los jóvenes a que se entusiasmen con la actividad física”. 

Necesidades básicas

En el instructivo “Regreso a la escuela” (2008), la Academia Americana de Pediatría aconseja que los niños y adolescentes realicen por lo menos 60 minutos de actividad física cada día. Sin embargo, si se trata de niños obesos, este tiempo no siempre es suficiente. Así se demuestra en el estudio EarlyBird, realizado por investigadores de la Escuela Médica Península, en Plymouth, Reino Unido, que se publica en MedicalNewsToday.com. Dentro de sus conclusiones, los investigadores informan que con una hora de ejercicio moderado por día, no basta para enfrentar los problemas cada vez más frecuentes de la obesidad en la infancia.

Además de combatir la obesidad, los niños que realizan la actividad recomendada poseen mejores niveles de presión sanguínea, colesterol, triglicéridos y resistencia de la insulina, que más tarde es precursora de la diabetes tipo 2.    

¡Ejercita a tus niños!

En su libro “Supersized P.E.”, el Profesor Kahan da algunos consejos para lograr transformar la “pasividad” de nuestros hijos en “actividad”:

1) Mantenlos en actividad.  Durante el invierno, algunas familias suspenden la actividad física diaria de los niños, por eso es importante mantenerlos activos en casa durante varias horas. Para eso, planifica algunas actividades y también, anímate al juego espontáneo.

Si tienes escaleras y te piden que les busques algo en su habitación, ¡deja que vayan ellos a buscarlo! Que ordenen sus habitaciones puede ser otra excelente opción, que los mantendrá en actividad durante un largo rato.

2) ¡Pon un filtro a las pantallas!  Aunque estén de vacaciones, sugiere crear un horario razonable de exposición a los videojuegos, la computadora y la televisión. La Academia Americana de Pediatría recomienda no más de dos horas de programación de calidad por día. Para ello, siéntate con tus hijos una semana antes y realiza esta original clasificación. Luego de preparar la lista de programas que les gusta ver, clasifícalos según: “obligatorio”, “quizás” y “podría vivir sin”. Conserva sólo los “obligatorios”. Además, planifica actividades para la misma cantidad de horas que estarán frente a la pantalla.  Un niño que pesa 100 libras (45 kilos) y que está 3 horas y media frente a la pantalla, quema 166 calorías. Si en su lugar, eligiese ir a nadar, gastaría 666; sacando a pasear al perro enérgicamente, 687; jugando al basket, 937; saliendo de excursión, 957. 

3) Crea juegos divertidos y sencillos:  Las actividades físicas no tienen que ser aburridas y formales. Y el barrio donde vives, puede convertirse en el lugar perfecto para crear los juegos más divertidos. En bicicleta o a pie, proponles a tus niños una ingeniosa búsqueda del tesoro que consista en encontrar las respuestas a preguntas como: ¿de qué color es la casa que queda en el 6522? ¿Qué casa tiene un auto estacionado color plata? Las posibilidades son infinitas. 

4) Evita la exposición en público.  Los niños con sobrepeso no deberían realizar actividades en donde haya público que observe y critique su desempeño físico. Al sentirse observados, no podrán disfrutar de la actividad. Por el contrario, busca un lugar en donde tu hijo se sienta cómodo, siguiendo su propio ritmo.  

5) Elige una actividad que sea adecuada a la edad de tu hijo.  Si quieres que tu hijo se entusiasme con la actividad física, asegúrate de encontrar un juego o deporte que sea acorde a su edad. La Asociación Americana de Pediatría y la Clínica Mayo sugieren las siguientes actividades:

  • Niños de 2 a 3 años:  Los juegos no estructurados, siempre bajo supervisión, les permitirán explorar una variedad de entornos seguros. Mira a tu niño cuando realice los movimientos básicos: caminar, correr, moverse, tirarse y nadar.
  • Niños pre-escolares de 4 a 6 años: Pueden caminar largas distancias y también correr, bailar, trepar y jugar a la pelota. Supervisa su tiempo de juego y organiza sus actividades. Introduce algún juego más estructurado, como la rayuela, por ejemplo.
  • Niños en edad escolar de 7 a 9 años:  Caminar, correr, hacer gimnasia y andar en bicicleta son los ejercicios más populares en esta edad. Pueden introducir movimientos más sofisticados, a medida que incorporan el seguimiento visual y el equilibrio. Ya pueden participar en equipos deportivos, siempre y cuando los disfruten y no lo hagan bajo presión. Si bien necesitan supervisión, es una buena posibilidad para demostrarles a ellos nuestro apoyo e interés.

Fuentes:

“Encourage Your Child to Be Physically Active”, American Academy of Pediatrics.

“Experts say insufficient exercise recommended for children”, Medical News Today.  http://www.medicalnewstoday.com/articles/125205.php

“How can I get my child to be more physically active?”, American Academy of Pediatrics.

Comments widget here

Publicidad

Publicidad

En Twitter

Mi Dieta

Sigue a

    Multimedia

    Foto ensayos

    Soluciones naturales para bajar de peso

    Algunos alimentos ayudan al metabolismo a reducir el tejido graso.

     

    10 comidas tradicionales de Pascua

    Conoce los platillos latinos pero en su versión "bajas calorías"

     

    La rutina de los 7 minutos

    Un método científico para ejercitar todos los músculos del cuerpo